Teletrabajo: lo malo

5 Flares Twitter 1 Facebook 1 Google+ 3 LinkedIn 0 Buffer 0 Email -- 5 Flares ×

El teletrabajo es uno de los puntos que suelen aparecer en las listas de las ventajas que se enynerab cuando se habla de las ventajas de incorporar las TIC al día a día de las empresas. El autor de este artículo trabaja un mínimo del 50% de mi tiempo desde su  casa. Utilizo “software como servicio” (SAAS) ofrecido por otras empresas, telefonía IP, Messenger, Skype, copias de seguridad en red…  Precioso.

Sin ambargo, ¿qué ocurre si paramos un momento y reflexionamos sobre ello? Esto fue lo que hizo Becky Roberts en su artículo denominado “The 10 worst things about working from home“. (Por cierto,  a veces me pregunto si corro el riesgo de convertir este blog en un traductor de brillantes páginas escritas en otros idiomas; pero es que los leo y no puedo evitar referenciarlos.)

Las 10 cosas peores del teletrabajo

  1. Te vuelves perezoso: visitas al baño, a la nevera… se incrementa el número de paradas realizadas a lo largo del día. Según el autor del artículo mencionado arriba, estas pausas pueden ser más de 100 las paradas que uno realiza en su jornada laboral.
  2. Te “embruteces”. Al estar sólo puedes emitir sonidos que no emitirías en la oficina, por no hablar de rascadas, estiramientos, y sin entrar en puntos más escatológicos.
  3. Los accidentes caseros. Son esos que provocan frases como “lo siento, Jefe: mi hijo desenchufó el ordenador cuando no había grabado aún el documento” o “mi gato derramó el café sobre el teclado del portátil”.
  4. Los vecinos. Tus vecinos no entienden qué es eso del teletrabajo y se creen que al estar todo el día en casa te pueden pedir ayuda para que les eches una una mano como, por ejemplo, para colgar una lámpara, o para cuidar de su perro, o para cualquier otra cosas que les parezca… Como tú al fin y al cabo no tienes nada que hacer…
  5. Tu jefe es de repente un extraño. Esto, en principio, parece genial, pero no lo es tanto: dejas de ser capaz interpretar sus gestos, de anticiparte a sus peticiones…
  6. Pierdes el contacto con la oficina. Los rumores, los chistes, las nuevas incorporaciones, los que se fueron…
  7. Días perdidos. Piensa en esos días que no tiens ganas de trabajar. Si trabajaras en la oficina deberías tomarte un día de vacaciones (o fingir que estás enfermo). Pero si teletrabajas lo va a pasar realmente pasa es que teva a pegar todo el día mirando el ordenador, visitando páginas inútiles, ralizando visitas a la cocina, echando un vistazo a revistas online… o sea, que al final pierdes el día.
  8. No estás nunca de baja. ¡Ojo! no quiere decir que no te pongas enfermo, sino que por muy malo que estés siempre puedes echar un vistazo al ordenador. A no ser que estés tan malo, que estés ingresado en el hospital… y aún así, ya que cada vez más tenemos módems 3G, wireless en el hospital…
  9. Te pierdes las comidas de empresa. ¡Huy!, perdón: eso mola.
  10. Te vuelves un prisionero de tu trabajo. Siempre puedes trabajar un poco más. Si estás en la cama y te viene una idea, no esperas a hacerlo mañana en la oficina… te levantas y te sientas al ordenador. Lo mismo pasa con las vacaciones, los fines de semana, etc.

Y esto es todo. Si a alguien se le ocurre algo más, cualquier idea será bienvenida.

Saludos.

5 Flares Twitter 1 Facebook 1 Google+ 3 LinkedIn 0 Buffer 0 Email -- 5 Flares ×

Acerca de Vicente Millán

Consultant at DATAEBRO CRM and online education consultant
Esta entrada fue publicada en Nuevas Tecnologías y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.