18 claves para alcanzar el éxito en la consultoría TI

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Buffer 0 Email -- 0 Flares ×

La consultoría es un trabajo bonito, pero llegar no es fácil, y mantenerse menos. Chip Cadem creó una consultora hace 18 años. Cuando ésta alcanzó su mayoría de edad quiso celebrarlo compartiendo con sus lectores sus 18 claves para alcanzar el éxito en la consultoría de TI, aprendidos de esa dura profesora llamada Experiencia.

Estas líneas son una traducción personal del artículo 18 maxims of successful IT consulting presentado por Chip Camden en www.techrepublic.com. Gracias, Chip, por permitirme utilizar tu trabajo en mi propio blog.

18 claves del éxito en la consultoría TI

Utiliza siempre tu mejor traje

Los clientes contratan a los consultores por su experiencia, por tanto es necesario identificar el nicho en el que podemos proporcionar excelencia y focalizarnos en él. Cuando trabajas en demasiadas áreas diluyes tu pericia entre todas ellas.

Aún no has llegado a la meta, y de hecho nunca lo harás

Siempre debes estar aprendiendo cosas nuevas. La industria se mueve a gran velocidad y si dejas de evolucionar, te quedas estancado. El buen experto en realidad no lo sabe todo, pero sabe qué es lo que no sabe y dónde debe mejorar.

No se trata de teoría, sino de ejecución

Una metodología no sirve de nada si se implementa mal, pero en cambio un buen profesional sí puede hacer que cualquier sistema le sea ventajoso. La clave es saber cuándo seguir las reglas y cuándo romperlas.

No implementes tecnología, resuelve problemas

La pregunta “¿cómo podemos llegar a utilizar tal tecnología?” es errónea. Una nueva tecnología debe proporcionar un solución a un problema específico, pero nunca debe ser un fin en sí misma, y por supuesto debe ser adecuada al negocio del cliente.

Todas las herramientas tienen un propósito, pero ninguna herramienta debería ser utilizada para todo

Ninguna tecnología es “mejor” o >”peor” que otra a no ser puedas responder a la pregunta “¿para qué propósito?”.

No es que tus clientes sean importantes para tu negocio… Es que son tu único negocio

Haz siempre lo mejor para tus clientes porque su éxito es tu éxito.

No todos los clientes merecen ser conservados

Hay clientes que no son  buenos para tu negocio. Hay que elegir muy bien con quién te acuestas.

Echa migas de pan a los patos

Comparte, da algo de trabajo a otros y seguro que te retornará mucho más.

Tu habilidad realiza el trabajo, pero es tu fama quien lo consigue

Debes preocuparte tanto de construir una reputación como de mejorar tus habilidades.

Sé duro contigo mismo, y así no tendrán que serlo tus clientes

Reconoce tus propios errores. Organízate para ser productivo. Evita dejar cosas para después.

Date un poco de margen

Siempre habrá algo que hagas mal. No puedes dar siempre la solución perfecta. A veces, no llegarás a la fecha. No puedes trabajar todo el tiempo que estés despierto. Autorízate a ti mismo a cometer errores, así cuando ocurra podrás reconocerlo. Y asegúrate de tener una vida propia, y así tendrás algo por lo que trabajar.

El éxito requiere confianza en ambas direcciones

La confianza requiere trabajar la relación con el cliente. Es como un matrimonio, excepto que la otra parte se puede ir sin más cuando quiera… Bueno, sí, es como un matrimonio.

La honestidad mola porque construye la confianza

Incluso cuando tu cliente quiere que le mientas… dile la verdad. Si eres sincero cuando duele tu cliente nunca dudará de tu sinceridad.

Cuida de tu negocio, porque nadie más lo hará

No dejes a tus clientes caer en el vicio de pagar tarde. Asegúrate de tus tarifas son suficientes para mantenerte a flote y razonables por el valor que ofreces. No hagas caso omiso de los pequeños detalles necesarios en una empresa como llevar control de las horas, seleccionar seguros y hacer facturas y recibos.

Si estás en esto por el dinero, eres un psicótico… o lo serás pronto

El dinero es importante, pero su flujo es altamente impredecible. La consultoría es un trabajo duro, así que más te vale obtener algo más de él que unos pocos euros.

Trabajar sin un contrato es como lanzarte al vacío sin un paracaídas

Tal vez en este momento estés volando, pero no va a terminar bien. Si no tienes un contrato, ya puedes empezar a redactarlo.

Consúltate a ti mismo

A menudo estamos tan enfocados hacia los problemas de nuestros clientes que nos olvidamos de nuestros propios consejos. Periódicamente para en tu trabajo y echa una mirada a ti mismo y a tu trabajo como si fueras uno de tus propios clientes. ¿Qué les dirías?

Cualquier máxima es falsa en la consultoría, incluso esta misma

La palabra “falsa” es dura, pero ayuda a ilustrar el tema. Dicho de forma más precisa, ninguna máxima es siempre válida en la consultoría. Cada situación es diferente; usa tu cabeza a la hora de aplicar las reglas.

Saludos

NOTA: Si algún lector encuentra algún fallo en la traducción, o quiere sugerir otras palabras, que no dude en dejarme un mensaje. Gracias de antemano.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Buffer 0 Email -- 0 Flares ×

Acerca de Vicente Millán

Technology and consulting lover
Esta entrada fue publicada en Consultoría, Featured, Servicios TIC y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.